Diálogos entre la tradición ancestral y el diseño contemporáneo

Nuestra Misión

En Curatoria, nuestra misión va más allá de la creación de textiles y objetos artesanales de alta calidad. Somos una firma de lujo que se enorgullece en tejer una conexión profunda entre el respeto por la tradición, la excelencia en el diseño y el impacto social positivo. Nos esforzamos por marcar una diferencia significativa en la vida cotidiana de las comunidades con las que trabajamos y en el entorno que nos rodea.

El hilo que nos une es el impacto social positivo. El tejido social es tan esencial para nosotros como las fibras que tejemos en nuestras creaciones. Nos comprometemos a respetar y valorar los procesos productivos arraigados en la tradición, aquellos que han sido transmitidos de generación en generación. Reconocemos el legado de las habilidades artesanales que dan forma a la esencia de Curatoria. Es por esto que desarrollamos programas que nos llevan en un viaje por las ricas culturas de cada comunidad con las que colaboramos.
Nuestras conexiones son genuinas y honestas, priorizamos el bienestar de todas las personas involucradas en cada etapa de creación. Creemos en el poder transformador del crecimiento desde el trabajo y el respeto. Con cada paso que damos buscamos crear un impacto social duradero y significativo.

Curatoria es energía ancestral que celebra la Naturaleza a partir de piezas únicas que destacan el lujo del “savoir faire”. La firma reconfigura el valor de lo artesanal y el universo del detalle en cada colección, que resume la pasión por los materiales nobles.

Deseamos profesionalizar el trabajo artesanal para volverlo una fuente de ingresos de las comunidades que lo necesitan.

VER NUESTROS VIAJE

DISEÑO CON PROPOSITO

El respeto por el origen y los procesos productivos son el alma de nuestra marca. Reconocemos y valoramos el conocimiento transmitido de generación en generación, el legado de habilidades artesanales que configuran la esencia de Curatoria. Por eso desarrollamos programas de capacitación que nos llevan de viaje por la cultura de cada comunidad indígena . A través de conexiones honestas que resguarden el bienestar de las personas involucradas en todos los procesos.

El compromiso asumido con distintas comunidades de la región nos llevó a afianzar vínculos y trabajar en conjunto para el desarrollo de las nuevas colecciones que transmiten la “savoir faire”

“Nuestra bandera es el compromiso social”, subraya Astrid Muñoz, directora creativa de la firma que conjuga su pasión por los detalles únicos. “De cada viaje atesoro una pieza que represente el entramado cultural y artístico del lugar. Soy coleccionista de objetos que encierran relatos”, agrega Muñoz, fundadora de Curatoria, que lleva en su adn la memoria y el significado del lujo hecho a mano.

DISEÑO CON PROPOSITO

El respeto por el origen y los procesos productivos son el alma de nuestra marca. Reconocemos y valoramos el conocimiento transmitido de generación en generación, el legado de habilidades artesanales que configuran la esencia de Curatoria. Por eso desarrollamos programas de capacitación que nos llevan de viaje por la cultura de cada comunidad indígena . A través de conexiones honestas que resguarden el bienestar de las personas involucradas en todos los procesos.

El compromiso asumido con distintas comunidades de la región nos llevó a afianzar vínculos y trabajar en conjunto para el desarrollo de las nuevas colecciones que transmiten la “savoir faire”

“Nuestra bandera es el compromiso social”, subraya Astrid Muñoz, directora creativa de la firma que conjuga su pasión por los detalles únicos. “De cada viaje atesoro una pieza que represente el entramado cultural y artístico del lugar. Soy coleccionista de objetos que encierran relatos”, agrega Muñoz, fundadora de Curatoria, que lleva en su adn la memoria y el significado del lujo hecho a mano.

Deseamos profesionalizar el trabajo artesanal para volverlo una fuente de ingresos de las comunidades que lo necesitan.

VER NUESTROS VIAJE

Acerca de nuestra fundadora

“Curatoria nace de mi búsqueda incansable por la creatividad, la excelencia y el detalle de las piezas hechas a manos. Me apasiona el legado artesanal, la transmisión de técnicas ancestrales y la transformación de materiales nobles en piezas únicas”, Astrid Muñoz, fundadora y directora creativa de Curatoria.


Energía, impulso y creatividad. Astrid Muñoz es el alma de Curatoria, una emprendedora curiosa y sensible nacida en Puerto Rico, el punto de partida de sus viajes inmersivos. Inquieta e incansable, su mapa no conoce fronteras. De su época de modelo de alta costura, donde desfiló en las pasarelas más emblemáticas del mundo del pret a porter a recorrer paisajes rurales con la cámara fotográfica al hombro. De los hoteles de lujo y los flashes a las pausas necesarias para escuchar el ritmo de la Naturaleza. Astrid camina junto a las comunidades de artesanos y artesanas los senderos de la sabiduría ancestral. Saberes y técnicas a las que imprime su propia huella. Las colecciones de Curatoria resumen la inspiración de la fundadora y su propia definición de la reconfiguración del lujo hecho a mano.

La versatilidad es la brújula que la guía. El campo, la selva o la montaña: Astrid absorbe el paisaje, se integra a las culturas que descubre con la sorpresa intacta. Viajera, apasionada, sensible: Astrid Muñoz traduce su experiencia en cada colección

Echar raíces en Argentina –está casada y tiene un hijo—abrió el horizonte del diseño característico de Curatoria, donde pone en valor el trabajo artesanal, rescata los saberes ancestrales y fortalece lazos con distintas comunidades visibilizando su talento. Su percepción sensorial es parte del adn: su mamá fue quien le transmitió las técnicas artesanales del bordado y el tejido. La habilidad manual caracteriza a las mujeres de su familia. Por eso, para Astrid la ancestralidad es el puente que la conecta con sus antepasados. El punto de partida desde el cual sintoniza su pasión.

De alguna manera esa conexión también estaba presente cuando armó las valijas y se mudó a París para desfilar icónicos diseños de alta costura. Fue tapa de revistas y su estilo 100% latino recorrió la industria de la moda en su rol como super modelo. Hasta que de tanto brindarle a las cámaras su mejor perfil decidió ponerse del otro lado y ajustar su propia mirada. Fue su primer cambio de piel, aunque no el único. Retratos, paisajes, fotografía documental: Astrid Muñoz mapeó nuevos horizontes, exóticos, inhóspitos para plasmar su sensibilidad delante y detrás de cámara.

Pero fue en el campo argentino donde quedó maravillada por la inmensidad y la riqueza cultural de un paisaje que la terminó de enamorar y que, al menos hasta ahora, la alejó de los aviones y la vida nómade. Las historias que tejen las comunidades de artesanos bordan una huella indeleble que atesora, comparte y expande. Como un imán, la atracción que siente por los objetos únicos que encapsulan el recorrido ancestral la conmueve y le despierta una energía contagiosa.

Pero Astrid va más allá de la belleza de una pieza. Busca la historia detrás de la persona, privilegia el valor humano más que el material. Y se propone como un puente para visibilizar esa potencia creativa. La dinámica productiva de las comunidades, los vínculos que entreteje y su rol visionario dan como resultado un emprendimiento con propósito social, que busca un impacto real, ético y respetuoso. Curatoria nace con la potencia de las raíces y se proyecta al mundo del nuevo lujo. Energía transformadora que reconfigura el saber hacer.