Diálogos entre la tradición ancestral y el diseño contemporáneo

“Voy enraizando en cada espacio en el que empiezo a comprometerme”
“Voy enraizando en cada espacio en el que empiezo a comprometerme. Una parte de mí empieza a estar ahí”.
Colección Raíces Entrevista a Astrid Muñoz
Por Gaby Ratner

 

¿Qué le dirías a una persona que por primera vez se acerca a Curatoria?


Curatoria es una marca de moda que busca unir lo artesanal con el diseño contemporáneo. Nuestra misión es crear un impacto social positivo en las comunidades con las que trabajamos, y preservar el patrimonio cultural latinoamericano.

Para nosotros el nuevo lujo es lo hecho a mano. Esa energía humana que se genera cuando se realizan las prendas, se transmite en ese textil que lleva el valor de esas técnicas ancestrales.

 

¿Cómo es puertas adentro el trabajo en Curatoria?

Todo comienza de una idea mía, ya sea de algo que quiero hacer o que me quiero poner. A la par estamos viendo qué hace cada comunidad y cada artesano para cruzar ese talento, con esos diseños que pensamos.

Tenemos un equipo de Lab conformado por diseñadoras. Partimos de lo conceptual, para luego realizar research,trasladar esas ideas a moodboards, evaluar qué se necesita, y nutrirnos de las diferentes miradas estéticas. Seleccionamos qué tipologías y diseños van a conformar la colección, y comenzamos a probar desde la moldería hasta los textiles siempre poniendo el acento en la calidad, los materiales y las técnicas artesanales.

Nosotros venimos de ser curadores, a crear nuestra marca propia, y el diseño artesanal tiene otros tiempos que son fundamentales comprender y respetar.

 

¿Cómo es esa búsqueda y empezar a trabajar con las comunidades?

Es un desafío constante que me llena de aprendizajes.

Nuestra capacidad productiva está en la gente, y es un trabajo que se realiza con mucha cercanía junto a cada comunidad. Entonces ese vínculo que se va construyendo es clave. Para mí hablar con cada artesano es apasionante, me gusta entender cómo trabajan cada material, conocer la historia que hay detrás de cada proceso, los tiempos. Son personas apasionadas que te hacen sentir esa emoción por lo que hacen.

Son vínculos que se van construyendo de a poco a partir de la confianza. Ahí entra la parte humana y esa conexión que se va generando.

Esta primera colección se llama Raíces ¿en qué te inspiraste, y cómo es tu vínculo con tus propias raíces?

Por mi trabajo como modelo he viajado mucho y he vivido en diferentes ciudades. Después estuve 4 años en México en Tulum, trabajando como fotógrafa, y luego cuando conocí a mi marido me instalé en Argentina. En cada lugar fui echando raíces, creando lazos afectivos y sintiéndome parte de esas culturas.

Después de que nació mi bebe eché raíces en este país, y a través de Curatoria me arraigo a protegerlo y disfrutarlo. Estoy atravesada por diferentes raíces. Las de mi Puerto Rico natal sin duda conforman gran parte de quién soy.

Entonces voy enraizando en cada espacio en el que empiezo a comprometerme. Una parte de mí empieza a estar ahí.

Las raíces son como ese tejido, que vamos uniendo culturas, compartiendo momentos, la vida.

 

Raíces: la colección

En cuanto a esta primera colección, me inspiré principalmente en las personas que conocí en el norte argentino. Los procesos creativos en mí tienen mucho de intuición, de curiosidad y de estar cerca de la gente.

Fui a Jujuy porque me interesaban los tejidos andinos, conocer tejedores, bordadores, y tener esa experiencia con ellos que son mi equipo. El norte es pura inspiración. El color de las montañas, el adobe, a mí me encantan los desiertos. Y Raíces habla de eso.

Esa fusión entre lo autóctono llevado al lujo. El diseño contemporáneo inspirado en el paisaje. Son piezas únicas hechas a mano, una por una. Hay ruanas, ponchos, chalecos, faldas, sweaters con patrones geométricos y simbologías de los pueblos originarios.

Trabajamos la fibra de chaguar, y las lanas de llama y merino. Los tejidos en telar, el crochet, y diseños exclusivos de sastrería con reminiscencia gauchesca. Me fascina la ritualidad y tomé la figura del gaucho por su respeto hacia el animal y como se preparan para vestirse, como están en cada detalle que conforma su identidad. También desarrollamos joyería en plata realizada por orfebres de primera línea. Una línea de platería criolla que trae elementos de la naturaleza como flores y plumas.

 

¿Desde que creaste Curatoria, sentís que cambiaron tus propios hábitos de compra?
Hay algo que viene cambiando hace tiempo dentro de la moda, y que se extiende lógicamente a otros rubros. Existe un consumo mucho más consciente, priorizando ante todo la calidad, la durabilidad y la atemporalidad de las prendas. Lo siento por comentarios de amigas, de clientas, en la prensa especializada.

Yo siempre fui una apasionada del diseño artesanal, de explorar al momento de vestirme. Pero sin duda cambié aún más mis consumos.Ya no me atrae nada de producción masiva, ni entrar a una tienda que está llena de cosas que veo todas iguales e inclusive me empiezo a sentir aturdida.

Siempre fui de comprar estos objetos que me imparten energía, y es el cambio por el cual sigo construyendo a través de Curatoria.